5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Con la llegada del verano, llega también el calorcito y con él las ganas y a veces necesidad imperiosas de refrescarnos, motivo por el cual se suele aprovechar y cambiar los planes que normalmente hacemos por planes más refrescantes como los de ir a la playa o a la piscina, donde nos podemos dar un chapuzón y refrescarnos, al mismo tiempo que nos lo pasamos bien con nuestros amigos y familiares. Y precisamente por el calor del verano y la necesidad de refrescarnos, por el cual también solemos cambiar nuestra alimentación, ya que no podemos ponernos a cocinar por ejemplo un cocido madrileño en pleno agosto, pues no solo nos moriríamos de calor mientras lo preparamos, sino que una vez lo sirvamos y degustamos, estando con temperaturas muy altas, nos hará sentir aún más calor y a hacernos sudar como nuca hemos sudado.

 


Afortunadamente, al igual que ciertos platos de comida nos pueden hacer sentir más calor, también hay otros platos que nos pueden ayudar a hacer justamente lo contrario, es decir, nos ayudaran a refrescarnos, algo que es precisamente lo que hacen algunos platos fríos como las ensaladas, de las cuales podemos encontrar un montón de tipos de ensaladas para refrescarnos, desde las típicas ensaladas de lechuga de toda la vida, pasando por las ensaladas de arroz o lentejas tan tradicionales, hasta llegar a recetas más modernas como las que están hechas a base de quinoa, que últimamente está ganando mucha popularidad. Pero hay un tipo de ensalada, que, aunque no es de las más conocidas, si es muy sabrosa además de sencilla y nutritiva, y esa es sin duda alguna la ensalada de patatas, de la cual hay más de una versión según en el país en el que nos encontremos. Aquí en España, por ejemplo, una de las ensaladas de patata más conocidas y que es muy típica de aquí, es la ensalada de patata campera con tomate, cebolla, pimientos y huevo cocido.

La cual como veis está hecha con productos típicos de la huerta ricos en vitaminas y minerales como el ácido fólico, el potasio y la vitamina C que tiene la patata o como los pimientos, que contienen vitamina C y A y minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio, a lo que hay que añadir también el tomate que es rico en vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, K y E y en minerales, como potasio, cloro, fósforo, calcio, azufre, magnesio, sodio, hierro, cobre, zinc, yodo, cobalto, manganeso, cromo, níquel y flúor… por lo que como veis, la ensalada de patata campera, no es solo sabrosa, sino también altamente nutritiva y baja en calorías, por lo que es perfecta para cualquier persona que además de querer refrescarse, quiera comer sano y al mismo tiempo nutrirse y bajar de peso, así que si queréis conseguir todos estos beneficios probando esta ensalada, os dejo la receta justo a continuación.

Ingredientes para hacer una buena ensalada de patata campera con tomate, cebolla, pimiento y huevo cocido:

  • 500 Gramos de patatas
  • 200 Gramos de tomate
  • 50 Gramos de pimiento verde italiano
  • 50 Gramos de cebolla
  • 2 Huevos cocidos (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre (opcional)
  • Sal al gusto

 
Pasos para hacer una buena ensalada de patata campera con tomate, cebolla, pimiento y huevo cocido:

Lo primero que vamos a hacer, es las patatas que vamos a usar, lavarlas bajo el agua del grifo para quitarles la tierra o cualquier otro tipo de suciedad que lleve adherida a la piel, y las pondremos en una olla con agua la cual pondremos en el fuego a hervir. Debemos hervir las patatas con su piel para evitar que absorban mucha agua y para que conserven mejor su sabor, lo que tardara entre 30 y 40 minutos según el grosor de la patata.

Después, si vamos a añadir los huevos cocidos, cosa que os recomiendo, los ponemos en un cazo con la suficiente agua como para que estén totalmente sumergidos, añadimos un poco de sal y los ponemos a hervir, lo cual una vez el agua rompa a hervir tardara solo unos 8 minutos en cocerse totalmente.

Ahora cogemos el pimiento verde italiano, le quitamos el tallo, lo lavamos bajo el agua del grifo y una vez limpio, lo abrimos por la mitad quitándole el corazón y las pepitas las cuales tiraremos a la basura, tras lo cual cortamos la carne del pimiento verde italiano en cuadrados de un tamaño de alrededor de 1 centímetro cuadrado, y echamos el pimiento troceado en una ensaladera.

A continuación cogemos la cebolla, le cortamos el tallo y la parte de las raíces, y la cortamos en trozos del tamaño que hemos cortado el pimiento verde italiano, los cuales echaremos junto a este a la ensaladera y los reservaremos ahí tapando después la ensaladera con papel fil y metiéndola en la nevera para que se conserven bien.

Una vez los huevos lleven 8 minutos cociéndose, empezando a contar después de que el agua empiece a hervir, quitamos el cazo del fuego y tiramos el agua hirviendo a la pila, tras lo cual dejamos los huevos sumergido en un recipiente con agua fría para que se enfríen, mientras tanto seguiremos cociendo las patatas.

Cuando las patatas lleven unos 30 minutos cociéndose, cogemos un cuchillo o un palillo muy largo y pinchamos la patata más gorda por el centro, si esta blanda es que ya está hecha, pero si esta dura, es que le cuesta le queda un poco más. Una vez veamos que, si están hechas, las sacamos de la olla y la sumergimos en agua fría para que se enfríen, cambiando el agua de vez en cuando esta se haya calentado por el calor de las patatas, deberemos repetir este proceso hasta que estén frías.

Una vez las patatas cocidas y los huevos cocidos se han enfriado, sacamos la ensaladera que contenía el pimiento verde italiano y la cebolla cortados, cogemos los huevos cocidos, los pelamos, los cortamos en pequeños trozos o en rodajas y las añadimos a la ensaladera, tras lo cual pelamos las patatas, las cortamos en trozos de unos 3 centímetros cuadrados como si fuera para hacer patatas bravas y las añadimos a la ensaladera también junto al resto de ingredientes.

Ahora, cogemos el tomate, lo lavamos bajo el agua del grifo, lo cortamos en trozos sobre un plato para no desperdiciar su jugo, y lo vertemos todo en la ensaladera junto al resto de ingredientes, tras lo cual lo aliñamos todo con un poco de aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal, y ya tenemos nuestra ensalada de patata campera con tomate, cebolla, pimiento y huevo cocido lista para servir y degustar, buen provecho.

Y hasta aquí la receta de la ensalada de patata campera con tomate, cebolla, pimiento y huevo cocido, que tan saludable y nutritiva es, espero que os haya gustado la receta y que la preparéis en casa, ya veréis como os refresca y os encanta. Cualquier opinión que tengáis sobre la receta, al igual que cualquier tipo de duda, escribirla a través de un comentario, que yo os contestare en cuanto la lea, muchas gracias por vuestra visita y espero que volváis a visitarme muy pronto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar